Blog

Blog de Rosario Pancorbo

miércoles, 11 de julio de 2018

Julio, un mes para empezar.



Ha llegado julio, con menos calor del esperado, y me encuentro, como Mia, bailando con Sebastian en el planetarium…

Aunque aún no he llegado a la meta fijada, tengo que decir que he estado muy cerca, batiendo antiguas marcas… y aunque no es suficiente, me da fuerzas para llegar en la próxima ocasión con más energía y con la seguridad de no abandonar.

No abandonéis vuestras metas que se traducen en sueños. El límite está casi siempre en la cabeza del soñador, lo único difícil de alcanzar es lo que se mira con distancia y con miedo. Acércate cada vez más y verás, que aquello que deseas, no está tan distante; pero sobretodo no confines ni conformes tu mente. Si hay algo bueno que realmente quieres enfócate en ello y disfruta todo lo que puedas durante el trayecto, ahí se haya la magia y felicidad de la vida.

Lo importante es centrar el objetivo en tu corazón y cabeza, hacer que ambos se entiendan, respeten y apoyen… Es muy, pero que muy importante ser constante, aunque a veces sople cualquier duda que te distraiga de la ruta fijada. No olvides los motivos que te llevaron a tomar ese camino, ni decaigas cuando parezca que aún queda mucho por andar, porque al tomar la decisión, en cierto modo, ya has llegado. La incertidumbre la marca el compás de tu inseguridad, no le dejes la puerta abierta de tu vida. Cerrad las puertas al miedo, a la efímera amistad. Rodearos del cariño de esas personas que hacen que todo valga la pena y tenga sentido.

Doy gracias, de todo corazón, a mi círculo más íntimo, el que no ha dejado de insuflarme su propia energía. Incluso a casi 3.000 kilómetros de distancia he podido sentir el amor más grande de mi vida.

Como os cuento: este mes comienzo de nuevo con mi dorsal renovado, pero seguiré bailando con "mi Sebastian" en nuestro planetario particular, y le seguiré cantando en la “Ciudad de las estrellas”, porque de eso se trata llegar, saber diseñar día a día la propia felicidad. 
Sé dueño de tu día, que no lo sea él de ti. ¡Feliz viaje!                                                             

Rosario Pancorbo. 

P.D. Os dejo, como siempre, con música. Hoy dos piezas, una me inspira, y la otra también.


















jueves, 23 de febrero de 2017

"En la calmada noche"


Luka Sulic - Clair de Lune (Debussy)

“Nunca es tarde…” 

Y entonces me desvela y me revela: la ternura de un verso y el recuerdo de los besos que guardo…

Tantas veces, tan inmersos en el devenir cotidiano, olvidamos lo real, lo importante… El movimiento que da sentido a nuestra alma, a nuestra efímera vida. Por "aquello" que nos encadena en un suceder de notas sin sentido…

Ahora, desvelada de sombra  y consciente del momento que soy, con esta entrada inauguro, este año, mi blog. Y me repito: “Nunca es tarde…” 

Mi alma es latente y constante, como aquella preciosa estrella de  John Keats. Con el deseo de seguir latiendo.


Este poema, que a continuación viste de gala mi blog, es de mi querida amiga Ana María Serrano Piedra.  Dulce Pintora que matiza de vida los lienzos del tiempo. Poetisa despierta que timbra constantes de tinta.



Pintura: Ana Mª Serrano Piedra. 


sábado, 17 de septiembre de 2016

Una mañana...




Cuidas al detalle cada gesto y cada instante, para que la melodía no respire, sino viva y trascienda como tú, como luciérnaga manifiesta que inunda su propia oscuridad…

Quiero descubrir cuánto amor cabe en tus manos, colmadas en seda y entregadas sin tiempo, fuentes de un corazón apasionado, que dejando al mío extasiado queda en suspenso…


Trasciende “una mañana…”

Jimmy Lawlor





Texto: Rosario Pancorbo

martes, 8 de diciembre de 2015

Amor de Cristal...



Michael Buble - Always On My Mind

Te llevo conmigo en un  papel tintado de verso que guardé entre algodones con mucho cuidado, desentendida de todo miedo, sabiendo que ni las tormentas inclementes borrarían esta tinta enamorada… y ese papelito se hizo duradero como el cuero, dando paso al lino, a las virutas de madera, a la fortaleza de hierro, a las caricias de lana y a los atardeceres en bronce…

Los pasos que perdidos se entretuvieron, encontraron en el camino del norte la arcilla que moldeaba tus labios a los míos, y tuve la suerte de comprobar que la negrura delirante del viento no dejó su mácula, y desde entonces te llevo conmigo…
Algunas mañanas junto a la fría plata de aluminio tropiezo con un te quiero, y entre constantes de acero se asoma la seda y el encaje que liga nuestros cuerpos parando cualquier momento.

Tallados en marfil han quedado los últimos recuerdos que condensan entre tantas y tantas sensaciones: lágrimas furtivas, reproches diluidos en segundos infinitos, corazas que mitigaron corazones silenciosos… 

Pero hoy el tiempo nos concede un suspiro más que cristaliza desde ayer, y sé que ha guardado con celo: eternas risas entre coralina, los besos de soslayo, el hurto del aroma ajeno, la taza que espera, silenciosa, toda la madrugada a que se ilumine nuestra cara, y la falsa candidez de una triste escarcha celosa que no amenaza, pues para nosotros se transforma en gotas de rocío, en gotas de esperanza.


Texto: Rosario Pancorbo. 

sábado, 17 de octubre de 2015

Luz de Mariposa...





Te imagino subiendo nuestra ladera, allanándome el camino, entre las flores amarillas y violetas…

Cerca, pero no a mi lado, sigues contando los aviones que me sobrevuelan como si no estuviera muerta…

Aquí reposo bajo un cielo azul junto a los pájaros que ya no me temen, parte soy de ese sonido y  zumbido al que yo ya no temo…

No parezco muerta cuando la mariposa me visita… No parezco muerta cuando la mariposa me visita y me atraviesa… 


Soy parte de esta tierra, de esta hierva y de esta roca… soy sombra,  más muerta hallo infinidad en tu paso, en tu tacto y en tu beso; y allí soy, vivo eterna entre el sonido de tu recuerdo, entre los pasos y tu camino.


No parezco muerta cuando la mariposa me visita… Cuando la mariposa me ilumina.



Texto: Rosario Pancorbo.


jueves, 3 de septiembre de 2015

Tú no me conoces...


Porque te hice de pedacitos de grandes historias y de amores insondables; 

de luces sin sombras, de sueños despiertos y de hada sin cuento... 

porque te hice de grandes amores a corazón descubierto y, sin embargo, tú no me conoces... 




lunes, 15 de junio de 2015

Carta de Vida...




Vida, no me queda nada, pero atesoré todo el valor sentimental que no puede comprarse.
Para el anhelo de tu alma te regalo éstas palabras:
-Compositor sin alas-
Cuando las auroras ya no veas, cuando mueras por ella y no la sientas…
Cuando su brisa no roce tu cara, cuando los suspiros perdidos no encuentres…
Abre los ojos y sucumbe al Reino de los Vientos.
Proclama la libertad efímera, la libertad eterna, suspira aromas pasados, sentidos.
Recuerda: tanto llena como mata... tanto pesa como flota; tanto arrastra como vuela,
¡Siéntela! pues ella es: ¡la Vida!
Respira su tiempo que se pasa, suspira por todo y por nada.
Recibe la muestra del tesoro que guardas, entrégala al recuerdo del tiempo.
Aplaca la fiebre sin resaca de largas y vacías madrugadas.
Concluye los versos de esa cristalina orquídea olvidada y de esa rosa del río sin notas…
Cumple cada año un suspiro más bordando pentagramas, dando sentido al silencio.
Dibuja con tus manos la figura de tu amada...
Ama el instante pasado, presente, el que  hila cada segundo del futuro que nunca llega, que nunca pasa.
Quizá así, y solo por un momento, seas inmortal en nuestros corazones pasajeros...
En nuestras pasajeras vidas.

P.D. Una vez dejé de medir mi vida y encontré un mundo... Esta composición es la responsable de aplicar nuevamente la licencia, esta vez: poética.

Texto: Rosario Pancorbo.